Sin categoría

A nueve años del incendio en el penal de Comayagua, la peor catástrofe carcelaria en Honduras, 50 personas siguen desaparecidas

Posted on in Sin categoría

Este 14 de febrero de 2021 se cumplen nueve años de la tragedia de la granja penal de Comayagua, zona central de Honduras, donde 361 personas murieron carbonizadas en un incendio en el que supuestamente hubo mano criminal, pero muchas dudas nunca fueron contestadas.

Fueron 360 privados de libertad y una mujer que hacía una visita conyugal los que perdieron la vida en ese siniestro, que según reportó el Cuerpo de Bomberos de Comayagua, inició a las 10:55 de la noche.

Además, se registró 50 personas desaparecidas, de las que nunca se supo si se fugaron o también murieron en el incendio, aparte, el 42 por ciento de la población carcelaria de ese entonces (852 personas) resultó herida, con quemaduras y con traumas, dijo a tunota.com, la defensora de derechos humanos, Itsmania Platero

Este acontecimiento “se convirtió en la peor catástrofe de la historia carcelaria de Honduras por el número de privados de libertad que murieron”, y fue considerada como de las más grandes en América Latina. “No ha habido otra tragedia en la región que la supere”, manifestó Platero, también profesional de la comunicación que documentó este caso.

“Ese incendio enlutó al mundo, no solo a Honduras, fue algo que consternó, la gente estaba quemándose, pidiendo auxilio, se dijo que hubo disparos, fue algo muy aterrador”, agregó Platero.

La defensora de derechos humanos manifestó que hubo mucha conjetura sobre lo que realmente sucedió en la granja penal de Comayagua, ya que, se decía que fue producto de un cortocircuito, que el fuego comenzó porque un menor de 13 años, conocido como “El Chelito” y recluido por disparar contra un agente de la DEA, también tiroteó a otro reo, que era una acción planificada, mientras una investigación de expertos extranjeros indicó que “hubo mala intención”

Pero “lo repudiable fue el hecho de que se escucharon disparos y mucha gente que vivía cerca del presidio escuchaba los gritos” de los reclusos que pedían auxilio, que pedían salir y que supuestamente los custodios no abrieron los portones de las celdas para que pudieran buscar algún otro refugio, según se dijo en ese entonces, agregó.

“Fue lo más deprimente en cuanto a la situación que vivieron los privados de libertad, estaban en un hacinamiento terrible, en una miseria”, reprochó Itsmania Platero.

Así quedaron las celdas de la cárcel de Comayagua, tras el incendio del 2012. Foto: Opsa


En ese siniestro fallecieron personas que estaban por cumplir sus penas y murió un hombre que apenas tenía un día de estar preso después de ser detenido a su arribo al país en calidad de deportado de Estados Unidos, recordó la defensora de derechos humanos.

Reclamos e indemnización

Itsmania Platero desconoce si al final todos los familiares de las víctimas del incendio en la granja penal reclamaron una indemnización de parte del Estado, ya que, algunas personas tenían miedo de pedir los fondos porque sus parientes muertos estaban recluidos por antecedentes criminales.

Pero sí, todas las familias recibieron un pequeño aporte económico para los gastos fúnebres de los privados de libertad muertos, afirmó.

Familiares reclamaban justicia para los reos que perecieron quemados en la granja penal de Comayagua. Foto: Efe
No obstante, los parientes si reclamaron a las autoridades porque no sabían si los restos o cenizas que recibieron eran en realidad de sus deudos, por la dificultad que se dio en el reconocimiento e identificación de los cadáveres, dijo Platero.

El incendio del presidio de Comayagua antecedió a una masacre que se registró en la granja penal de El Porvenir, Atlántida, el 5 de abril de 2003 donde murieron 69 personas, y la del Centro Penal de San Pedro Sula (incendio), que fue el 17 de mayo de 2004 con un saldo de 107 muertos y más de 25 heridos “y están impunes”, recordó.

Vale recordar que la cárcel sampedrana que era la segunda más grande del país, fue clausurada en 2017 debido a su peligrosidad. Los reos fueron trasladados a la Penitenciaría de Támara y otros reclusorios.

Juicio a supuestos responsables del incendio en Comayagua
En el año 2017 se realizó un juicio que buscaba deducir responsabilidades por la tragedia en el penal de Comayagua.

En el mes de marzo de ese año el Tribunal de Sentencia de Comayagua dio a conocer el fallo del juicio, declarando culpable solo al que fuera el encargado de llaves la noche del siniestro, José Víctor Mejía Castillo, por el delito de violación de los deberes de los empleados y fue absuelto por el delito de homicidio culposo.

En enero de 2017 inició el juicio a los supuestos responsables del siniestro en la cárcel de Comayagua. Foto: Tiempo Digital.


Quedaron absueltos el exdirector del recinto, Wilmer Obdulio López, por delitos de violación a los deberes de los funcionarios y homicidio culposo; y los guardias Santos Soriano y Rito Yanez, por violación a los deberes de los funcionarios.

Cárceles siguen iguales
A pesar de tantas tragedias ocurridas en las cárceles del país, estas «siguen iguales», hay hacinamiento y quizá los únicos cambios que se han dado es las estructuras, aunque no suficientes, señaló Itsmania Platero.

“La violencia no ha cambiado, se siguen dando masacres en las cárceles solo que ahora no en masa”, puntualizó.

Un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señaló la sobrepoblación que prevalece en las cárceles de Honduras.

Según registros del Instituto Nacional Penitenciario, al 31 de agosto del 2020 la población carcelaria ascendía a 21,670. Sin embargo, el 30 de agosto del 2019 la población penitenciaria era de 21,589 personas, lo que refleja que no ha habido un cambio significativo en dicha población, indicaron los organismo.

https://www.tunota.com/a-nueve-anos-del-incendio-en-el-penal-de-comayagua-la-peor-catastrofe-carcelaria-en-honduras-50-personas-siguen-desaparecidas

Comparte y síguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *