Por: Itsmania Platero

«Alertaremos sobre problemas de reducción de penas de delitos de corrupción. Mala Señal para el país”… Jiménez Mayor

Nuevamente en Honduras se legisla sin leer, esta reforma se aprobó antes de la «Ley de colaboración eficaz», que propuso la MACCIH para que los funcionarios corruptos sean expuestos o vayan a parar a la cárcel, sin embargo, la reforma al código penal cercena la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Las libertades de movilización y protesta han resultado criminalizadas, esto afecta a periodistas, dueños de medios y además ciber nautas, más de 50 delitos han sido modificados. Una vez más la corrupción será privilegiada.

La censura se convierte en la mejor arma del gobierno, que fabrica simulacros de justicia e integridad institucional, normalizando la violencia social y el fenómeno de inseguridad se agudiza, contra los medios de comunicación y periodistas, que promueven la lucha contra impunidad y la corrupción, estas acciones son el resultado del miedo que genera “la palabra como espada de la verdad y del espíritu”.

Las minifestaciones del pueblo, es el derecho que todos tenemos de expresar libremente nuestras opiniones mediante la palabra, o cualquier otro medio de comunicación.

Se debe tener bien claro que una nación donde se priva al ser humano de las libertades, vuelve hostil a sus ciudadanos, violenta los derechos humanos, la libertad de reír, de hablar, de pensar, de sentir y opinar que es la única puerta de escape para aquellos que viven sumergidos por la represión y el miedo. Con estas reformas los esfuerzos de la Maccih son nulos para el combate de la impunidad y la corrupción.

El 24 de febrero del 2018 después de su salida de Honduras Jiménez Mayor vocero de la Maccih expresó: «invitó a los periodistas hondureños a estar vigilantes de que las autoridades rindan cuentas. Quiero decirles a ustedes que no cesen en la comunicación. Vigilen que las autoridades rindan cuentas. La democracia es esa, el poder ciudadano», refiriéndome a los medios de comunicación.

Desde que se instaló la Maccih en Honduras la cámara de diputados sólo han aprobado leyes que blindan a los funcionarios corruptos, evaden la justicia y van contra los pobres que sólo tienen la oportunidad de emigrar o protestar sin ningún resultado.

El estado de Honduras no ha querido aprobar Leyes como como «la de Colaboración Eficaz», que recién presentada a la cámara legislativa, pasa por alto.

Según Jiménez Mayor, la ley de colaboración eficaz y la reforma al código penal iban a la par, «la aprobación del Código Penal tendrá una rebaja a las penas de delitos de corrupción, contra la opinión técnica de la misión”, expuso en una misiva que explica su renuncia.

En el 2017 el vocero de la MACCIH alertó sobre la disminución sobre penas de funcionarios ladrones » Reducción de penas por corrupción y no readecuación».

En todos los países del mundo la labor de los periodistas y de los medios de comunicación es vital para combatir los índices de impunidad y corrupción que caminan de la mano, esta plaga tiene centena de hondureños de rodillas sufriendo en territorio mexicano, y afecta a la región del Triángulo Norte, el presidente Trump debe enfocar sus ojos en Honduras, y ver la falta de interés que tiene el gobierno en frenar la migración.

Todos los periodismo serio han demostrado su trabajo en la investigación y documentación de estos casos, son los que denuncian son el termómetro social que mide la corrupción por eso son víctimas directas de múltiples atropellos del sistema.

«Si los hombres callan, hablarán las piedras»