Por: Itsmania platero

El tema migratorio esta sonando cada día en países de Trica Mex, que harán programas comunes para enfrentar la problemática migratoria. Mientras estas autoridades se reúnen, el futuro de nuestros niños “PRESOS” en puntos fronterizos es incierto.

La suerte de los menores hondureños que se encuentran detenidos en puntos fronterizos ya  venció, se suponía que el 26 de junio la mayoría de 400 niños hondureños entre ellos menores acompañados serían retornamos, estos llevan más de 110 días encerrados, lo que es una cruda violación a los Derechos Humanos y vulneración  de derechos de la niñez ; un agravante es que las autoridades de Estados Unidos de Norte América
están pidiendo peritaje dactilar de las personas que los recibirán en ese país que son los receptores, un trámite que resulta de los más lento entre otros.

“Se deberían entregar 250 niños para reunificación, lamentablemente las autoridades hondureñas desconocen los procedimientos pues Estados Unidos no ha dado información precisa de los menores a las autoridades de Honduras, por lo que no se tiene información exacta de como y cuando regresarán al país”,  expresaron autoridades encargadas de la atención de migrantes retornamos.

La situación política del país, a provocado un vacío en el  acceso de información y el hermetismo con que se maneja este tema como secreto de Estado,  estas acciones evidencian un total desinterés por la suerte de los pequeños.

Un niño sale del país porque es víctima de la violencia, por estar cerca de sus padres, por tener un futuro mejor; en el recorrido por México su infancia ya es mancillada siendo testigo de crudos relatos.
Al llegar al punto fronterizo es víctima de tratos crueles y humillantes; sometido a juicios legales sin saber porque esta siendo señalado, días largos de encierro se suman a la pesadilla, para después ser retornado en un vuelo comercial donde no lo reciben sus padres sino autoridades estatales que lo trasladan a un centro para ser nuevamente reseñado mientras algun familiar se acerca a recogerlo y llevarlo de nuevo al ambiente de peligro del cual quiso escapar al comienzo y retornar sin ninguna esperanza de justicia a un mundo que lo miro sufrir,  volver y luego lo olvido.

La situación de la niñez en Honduras sigue siendo la misma fuera y dentro del territorio nacional, hasta el momento auún se encuentra en la situación mán cruel en puntos fronterizos, el Estado “Padre”, parece haberlos olvidado. Otra centena se la juegan en la calle armados de palos y piedras expuestos a cualquier abuso, unidos a las protestas populares en su mayoría sin saber porque. Este panorama nos muestra el futuro enfermo que nos depara.

Quiza un balón de fútbol pueda borrar sus recuerdos que ahora serán peor que sus realidades. “Las cenizas del pasado formarán los hombres del futuro” – Itsmania