“Son las 7 de la noche mi corazón palpita aceleradamente, calambres en el estomago y mucha sudoración, lo único que me acompaña es un pequeño crucifijo que manipulo constantemente en espera de un milagro y es que cada vez que suena el portón las aves se alborotan y una que otra susurra con sus cantos “una va libre, una va libre”; así es la cárcel”.

Todavía en los presidios de Honduras “se encuentran atrapadas” un grupo de mujeres que forman parte de “la Población Penitenciaría de Honduras”, en calidad de empleadas, mueren lentamente por el miedo; apenas una sonrisa se dibuja en el rostro de una de ellas cuando comenta que su trabajo es indiferente para las autoridades estatales y no gubernamentales. Su turno de lunes a domingo les impide tener un hogar, una vida en familia, ver crecer a sus hijos, todas son madres solteras y al paso de los días se dan cuenta que el tiempo se llevó su juventud y sus sueños quedan atrapadas junto a los privados de libertad sin la esperanza de que alguien un día valore sus esfuerzos.

Su rostro desencajado por el sufrimiento refleja los tormentos del trabajo y del tiempo que parece no haber pasado; ” es triste celebrar los días de fiestas como navidad y saber que cuidamos a otros y nuestros hijos crecen solos muchos de ellos en las calles expuestos a cualquier cosa”

Un 95% de impunidad se registra en los 417 casos de mujeres asesinadas que se presentaron entre 2017 y los primeros días de 2018, indican organizaciones que protegen a las mujeres en Honduras. Pasarán décadas y estas cifras seguirán creciendo, otras que desaparecen sin dejar rastro.

Y es que la impunidad no sólo se manifiesta en el número de asesinatos sino en el aumento “creciente de las y los desaparecidos”, las ultimas cifras creíbles son del 2016 sólo en San Pedro Sula las “Inhumaciones es decir enterrados en fosas comunes, personas no reclamadas ” por trimestre se sepultaron de 20 a 45, al año cerramos con un aproximado de 120. “personas extraviadas que no aparecen ni vivas ni muertas llevamos un conteo de 43 por trimestre es decir que cerramos el años con más de cien ” dijo una fuente.
A esto no le estamos agregando los más de 6 cementerios clandestinos encontrados en los ultimos años “…agrego .

Esta creciente cifra se suma a la falta de investigación y la ausencia de información que permitan usar una base creíble a nivel nacional sobre las personas desaparecidas .

A pesar de la existencia de varios observatorios de la violencia del Estado y de las ONG de la sociedad civil las estadísticas redundan en las mismas cifras de asesinatos diversos, de una base de datos a otra carentes de investigación y parece que sólo van sumando día a día el número de muertos .

Ante esta impotencia los familiares de desaparecidos acuden a los medios de comunicación presentando el nombre y la fotografía del familiar como única opción para calmar su angustia frente a un problema que demuestra la inhumanidad de un Estado.

Un sábado en horas de la noche es muy común ser víctima de atropello, estos días se prestan para no ser nada, nadie te escucha y todo parece estar muerto. Andrea llegó con golpes en su rostro eso es común en un pequeño pueblo donde se da todo por unos lempiras no es por sinvergüenza es por hambre esa que cuando se siente no perdona, total todos tenemos derecho a salir adelante; lo único que queda es el azul marrón que confunde aveces su belleza, después que un hombre la persiguió por los matorrales, solo puedo decir que gracias a Dios está viva.

En el sistema carcelario la situación es diferente, las mujeres siempre serán la población más desprotegida y abusada. El síndrome de abstinencia en las privadas que consumen drogas, suele aparecer después de tres meses , una pelota de fútbol, máquinas de levantar pesas y una pequeña iglesia suplen todas las necesidades incluyendo el abandono y la soledad. La alimentación es determinante para su recuperación, es diferente tratar una privada de libertad enferma, esta sufre doble pena.

‘Por esa minoría que vale igual que otros humanos, parece ser anacrónica y los medios de comunicación escandalizan a toda la población. A veces escondiendo la verdad, lo cierto es que el privado de libertad y el que delinque afuera “ocupará siempre el primer lugar en la noticia”, sin importar cuanto daño le genere a terceros en particular a los niños(as).

“Basta imaginar que aun los países donde existe pena de muerte se aseguran que la salud del condenado sea óptima al momento de ejecutar la pena de muerte.”