Por: Itsmania Platero

“Asesinatos, desapariciones, actos de tortura son crímenes de lesa humanidad. Detenciones arbitrarias”

Ante la amenaza de una nueva caravana para los próximos días. Los hondureños deben saber que les depara “sufrimiento, dolor y muerte”, como mínimo el desprecio. que se dice en México que de 3000 migrantes que entraron por río Suchiate menos de la mitad lograron llegar a Puebla, según testigos muchos quedaron en viviendas de traficantes.

Los familiares no están enterados que muchos hondureños están presos en cárceles de México, quizás sin acceso a una llamada y los dan como desaparecidos.

Otra parte se suma a los que han perdido la vida y que hoy vemos sus cuerpos repatriados.

Los albergues están al 200 por ciento de su capacidad y muchos al cuidado de sacerdotes y organizaciones de derechos humanos.

Grupos extremistas racistas, con uniforme de las fuerzas armadas de los Estados Unidos de Norte América secuestran en la frontera a los migrantes y no se da cuenta de su paradero.

Entre tekum de Guatemala y chapas el peligro para los niños es grande porque los traficantes y abusadores están al acecho.

No hay asistencia en salud para los migrantes ni ayuda humanitaria, no hay visa humanitaria, ni permisos de trabajo ni tampoco trabajo.

Después del inhumano y degradante operativo policial de los federales , un buen número de migrantes se dispersaron y quedaron escondidos en algún lugar víctimas vulnerables de bandas criminales.

Los defensores y analistas mexicanos coinciden que los migrantes centroamericanos son atacados. En el 2011, “la comisión de derechos humanos del país estimó que más de 11.000 migrantes habían sido secuestrados en un período de seis meses”

Los secuestradores interceptaron autobuses como sucedió a los hondureños que fueron bajados de un autobús cerca de un contingente militar y que hasta la fecha no se conoce del paradero de ellos.

En el año 2018 un camión desapareció con 100 personas sin dejar rastro. Aún se desconoce si es cierta o no la denuncia de 900 niños abandonados en Nayarit.

“Es una táctica común según Leutert, analista de secuestros de migrantes en otros años”

En el 2016 en Acapulco fueron encontrados Niños muertos sin órganos en un camión en la carretera de Guerrero, el hallasgo lo hizo un operativo militar que de inmediato avisaron para trasportar los cuerpos de los pequeños hondureños.

En el año 2010 en una masacre ocurrida en Tamaulipas treinta hondureños fueron asesinados brutalmente.

“El deber más santo de los que sobreviven es honrar la memoria de los desaparecidos” . Alfonso Reyes Ochoa