Por: Itsmania Platero

Quinto poder es utilizado para la continuación de los tres poderes clásicos de Montesquieu ejecutivo, legislativo y judicial; el quinto lugar tras el cuarto poder que se atribuye a los medios de comunicación.

Este concepto reciente comenzó en el siglo XXI se aplica a la intervención económica del Estado es decir el gobierno sobre el mercado por un lado; y, por otro, los nuevos fenómenos sociales que surgen ligados al Internet que han logrado destacarse y superar a medios tradicionales.

Dante Palma, en uno de sus editoriales, del libro «quinto poder» , me hizo renacer la idea, hoy que «todos somos presos iguales» , sin distinción alguna, no solo por estar encerrados sino por el miedo, incertidumbre, la falta de oportunidades para enfrentar lo que será mañana, debemos crear alternativas cotidianas para lo que nos espera. Ya las conductas del pasado no funcionan pero servirán de pilar para crear un nuevo rumbo, en donde los que somos de todo terreno, nos sobraran caminos…

Dante Palma escribió en su libro «Qué sucedería si advirtiésemos que la prensa no representa los intereses de la ciudadanía y que los medios de comunicación ponen en riesgo la democracia? ¿Y si nos diéramos cuenta de que la libertad de expresión no es lo mismo que la libertad de prensa? Si entendiéramos que la labor del periodista es la de ser crítico y desafiante del poder, cuando el poder ya no está en los gobiernos sino en los grandes empresarios que son empleadores de los periodistas, ¿podríamos seguir hablando sin más de “periodismo”? Con estas preguntas como punto de partida, Quinto poder, abocado a la reflexión sobre el periodismo, no podrá evitar hablar de ideología, lenguaje, economía, política y, sobre todo, del poder. Sí, ese poder que hay que repensar porque hoy se constituye en un contexto del desarrollo de la humanidad absolutamente mediatizado y con una inédita concentración en la propiedad de los medios de comunicación. En este contexto surge el quinto poder, una fuerza de la sociedad civil pero empoderada por la decisión política del Estado, capaz de ponerle límite a la prepotencia de la prensa, a ese cuarto poder que quita y legitima gobiernos y nos quiere hacer creer que la opinión pública coincide punto por punto con la línea editorial de las corporaciones mediáticas»…

Comparte y síguenos: