https://departamento19.hn/preocupacion-por-la-toma-de-muestras-geneticas-a-migrantes-bajo-custodia/

Washington. – La recolección de muestras genéticas de migrantes detenidos es un paso más del gobierno del presidente Donald Trump para «criminalizar el proceso de inmigración», dijo hoy a EFE Sarah Piers, del Instituto de Política Migratoria (MPI) en Washington DC.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) instruyó a la agencia de Aduanas y Protección de Fonteras (CBP) y la Agencia de Aduanas e Inmigración (ICE) para que iniciasen esta semana la toma de muestras de ácido ribonucleico (ADN) de migrantes detenidos en dos puntos de la frontera.

«Esto es parte de un esfuerzo más amplio para recolectar las muestras de ADN de todos los inmigrantes, empezando por cualquier inmigrante que esté bajo custodia», dijo Piers. «Esto es muy preocupante porque se refleja en la forma en que tratamos a los detenidos».

Según un documento de DHS que evaluó diversos aspectos del programa, ICE y CBP «recolectarán ADN de las personas detenidas bajo cierta autoridad de Estados Unidos». Las personas que no consientan que se les tome una muestra de ADN pueden ser referidas para ser procesadas criminalmente.

Piers explicó que una ley promulgada en 2005 permite la recolección de muestras genéticas de las personas detenidas por crímenes, pero esa misma ley había hecho una excepción para los migrantes.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) apoyará esa tarea de ICE y CBP suministrando equipos para la recolección de muestras de saliva y las dos agencias enviarán esas muestras a la FBI para la creación de un sistema nacional de identificación, según el documento.

«A esto me refiero con lo de una criminalización del proceso de inmigración», añadió Piers, quien apuntó, asimismo, a los recursos de que dispone DHS, una agencia que recolecta actualmente unas 70.000 muestras anuales y pasará a recoger más de 750.000.

En una etapa de ensayo, CBP empezó a recoger esta semana las muestras genéticas en el Sector Detroit, Michigan, de la frontera con Canadá, y en el Puerto de Entrada Eagle Pass, en Texas «antes de extenderlo a todos los sectores y puertos de entrada a Estados Unidos en tres años».

El documento de DHS señaló que en un futuro la recolección de muestras genéticas se aplicará también a ciudadanos estadounidenses y extranjeros con residencia legal permanente («tarjeta verde») que estén bajo custodia de CBP.

La Patrulla de Fronteras recogerá la información genética de inmigrantes entre las edades de 14 y 79 años.

En su evaluación del programa, los funcionarios de DHS indicaron que la información biométrica recolectada podría usarse para labores policiales y la búsqueda de pistas en investigaciones de crímenes.

Pero admitieron que «es poco probable» que las autoridades de migración puedan usar los datos para fines de orden público o investigaciones antes de que los inmigrantes sean transferidos a diferentes agencias, dejados en libertad en el país o deportados.

Algunos críticos de la legislación han señalado la posibilidad de que los inmigrantes no sepan que deben dar su consentimiento antes de que se tomen sus muestras genéticas, o que algunos detenidos, en particular los niños, no sepan que la información será enviada a la FBI y guardada a perpetuidad.

Comparte y síguenos: