Por: Itsmania Platero

Los 128 diputados del Congreso nacional de Honduras más 128 suplentes no se cansan de castigar al pobre, ahora pretenden que de uso obligatorio todo hondureño porte una mascarilla . Como si fuera un delito, no poder comprar un tapaboca el ciudadano tendrá que pagar una multa de L 200. Con conocimiento que no hay trabajo ni los medios para comer.

Además de eso ya los ciudadanos más pobres son castigados con dos mil lempiras de multa, más servicio comunitarios acciones que no son aplicadas a los congresistas pues hasta en eso gozan de impunidad.

Parece que rápido olvidan que hace unos días el Consejo Nacional Anticorrupción(CNA) presentó una de tantas línea de investigación en la emergencia por coronavirus en Honduras. donde reveló la corrupción de dos empresas hondureñas y una extranjera, proveedoras de insumos médicos sobrevalorados.

Además detalló la compra de mascarillas descartables y mascarillas N95 sobrevaloradas por L 57.5 millones. Esas que hoy deberían ser registradas al pueblo hondureño, hasta el momento no tenemos ni la alegría de ver alguno de estos corruptos en la cárcel.

El congreso Nacional sigue aprobando leyes que mortifica a los más necesitados mientras ellos disfrutan de exorbitantes salarios que no merecen.

La “Ley de uso obligatorio de mascarilla y aplicación de protocolos de bioseguridad”, que obligará a todo hondureño que incumpla el uso de tapaboca a pagar una multa de 200 lempiras, no es más que la prueba de la avaricia después de aprobar más de 80 millones para enfrentar el covid-19 sin ningún acción visible de la buena inversión de estos dineros.

No me canso de recordar al economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda que dijo a la emisora América.hn» que L. 77 Millones Anuales es el Impacto del Incremento al Salario mínimo de Los Diputados, cada vez que vemos los niveles de pobreza y de desigualdad social de los hondureños con respecto a la productividad de los diputados SE CONCLUYE que los diputados más que, tratar de dar un bienestar a la población a través de las leyes y decretos, «SON UNA CARGA para el Estado hondureño, lo triste es que sus honerosos salarios salen del mismo pueblo.

Comparte y síguenos: