Por: Itsmania Platero

La pandemia de covid-19 no sólo ha golpeado la salud y la economía, tristemente estan desapareciendo las editoriales, las librerías, bibliotecas, etc…

Todos aquellos lugares donde se reunían grupos de personas a leer y compartir sobre obras literaria y poemas.

Aunque por décadas la televisión fue reemplazando poco a poco el interés de los hombres y mujeres de leer un libro que permanece en una biblioteca con el delicioso aroma de páginas guardadas y viejas.

Hoy la relación entre cajas electrónicas y computadoras constata que no es posible superar el calor del abrazo de un maestros, el intercambio de juegos y sonrisas de un alumno y el disfrutar entre amigos de la riqueza de un libro, comercelo entre tazas de caje y tertulias que permiten enriquecer con la lectura nuestros sueños, porque no soñar con las grandes obras literallrias, volar y ser libres. QDDG.

Comparte y síguenos: