Por: Itsmania Platero…

Difícil salir adelante en un país donde la impunidad y la corrupción son peor que cualquier plaga. Esto no sólo se lo dedico a las organizaciones del Estados, también a ciertas iglesias y ONGs que se arropan con el dolor de los más necesitados y guardan un silencio complice; encerrados como tortugas esperando que los más pobres, vulnerables y desprotegidos mueran. Digo ciertas porque aquí es una cadena de supuestos, que nunca llevan a la verdad ni a la aplicación de la justicia.

Ni uno abre la boca para respaldar a los que con gritos piden ayuda, Fumigacion para matar el dengue algo tan simple.

Como si esto pone una coraza a los que se creen intocables porque tienen poder y dinero. Siguen viviendo a costillas del dolor del más pobre.

Lobos con piel de oveja, que justo ahora después de 50 días de aislamiento se declara crisis carcelaria. No hemos visto ni un gesto de humanidad por los reos y los enfermos.

Ver morir adultos mayores, sin que al lado de esta vil acción camine la justicia es un acto despreciable.

Como también despreciable es que la Corte Suprema de Justicia, tome vacaciones en momento de emergencia y dejando a la suerte enfermos que debieron ser liberados.

Para los que creemos en Dios, el manda velar por los presos y los enfermos. También para los que creemos en la Verdad, sabemos que tanta hipocresía de políticos que se mofan con discursos que nadie cree del dolor de los demás, más temprano que nunca el brazo de Dios cobrará la cuenta. Nadie votará por ellos.

Muchas personas por temor a perder el trabajo y el alimento de sus hijos han expuesto su salud y de su familia, porque la ambición de los empresarios, amenaza con desemplear a centenas de hondureños que sufren y lloran en silencio. Los cobros altos con intereses de compañías de cables y servicios de luz y agua están al día.

Mientras nuestros niños bajo encierro y mal comidos serán sólo cajas de resonancia. Ya a muchos empleados les quitaron el aguinaldo que desde el 2019 figura en las planillas del estado. No diré más de ladrones privilegiados, esperare que Dios les pase la cuenta.

Comparte y síguenos: