Sin categoría

Incapaz el Estado de Honduras de resolver crímenes contra mujeres.

Posted on in Sin categoría

Por: Itsmania Platero.

El congreso Nacional aprobó el proyecto de decreto mediante el que se creó la Unidad de Investigación de Muerte Violenta de Mujeres y la Comisión Interinstitucional y Seguimiento de las Investigaciones de Muertes Violentas de Mujeres y Femicidios», sin ningún resultado positivo para resolver más de 5 mil crímenes de mujeres en Honduras.

Esta unidad con 40 agentes en investigación, no es funcional ya que hasta la fecha no tenemos ningún informe, ni casos resueltos de unos 496 crímenes del año 2019 y y según monitoreo de medios 216 mujeres han sido asesinadas sólo en 2020.

El recrudecimiento de la violencia en época de covid-19 no sólo va a quitarle la vida a las féminas, sino al abuso cotidiano de la discriminación, exclusión laboral, el aumento de la trata de personas, servidumbre y el abuso sexual.

Solo el 911 de la policía de Honduras, registra más de 76 mil denuncias por violencia doméstica e intrafamiliar seguida de múltiples abusos.

El covid-19 aumentó el abuso laboral de mujeres que son desplazadas, despreciadas, ignoradas por la prepotencia de algunos hombres.

Una mentira es que la Unidad de Muertes Violentas de Mujeres y los Femicidios de la ATIC, rinden ante la comisión de equidad de género del Congreso Nacional y a la Comisión Interinstitucional un informe sobre el Seguimiento de las Investigaciones de Muertes Violentas de Mujeres y los Femicidios, ni sobre el desempeño y avance en sus competencias, el fin para el cual fueron creadas estas instancias.

El resultado de esta indiferencia es un expediente sellado con sangre y con el silencio de un operadores de justicia que conociendo horrendos crímenes se vuelve cómplice.

Según la tasa de homicidios 2019 se reparto : 82.7 en hombres, 8.6 en mujeres y 6.6 en niños. En Honduras, 7 mil 604 personas murieron por lesiones de causa externa durante 2019, un aumento de 509 víctimas en comparación con 2018. Los homicidios acumularon el 53.9 % de los casos, 9.7 % más en relación al año anterior, según el Observatorio de la Violencia.

Hasta la fecha Honduras no cuenta con un programa de protección a testigos, que asegure la vida no sólo del testigo protegido sino también de los que sobreviven y que después resultan siendo asesinados. Tampoco hay un mecanismo que garantice la protección para los operadores de justicia que se encuentran con las manos atadas frente a la delincuencia.

Hasta el 16 de noviembre de 2020 según el monitoreo de medios de comunicación se registran 240 muertes violentas. Los departamentos con más violencia hacia las féminas son Cortés, Francisco Morazán y Olancho.

A pesar de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, relacionados con la violencia hacia las mujeres el Estado de Honduras no garantiza, ni la protección menos el interés por resolver los expedientes que engrosan las cifras de impunidad.

Comparte y síguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *