La verdad es el arma que nadie quiere enfrentar

La falta de trabajo es y seguirá siendo el principal motivo para el incremento de la desigualdad social y la pobreza para periodistas.

Tradicionalmente escuchamos sobre  el trabajo duro, cargado de ofensas dolor y muchas veces de atropellos contra la moral y la dignidad humana de los comunicadores.

A medida que se desarrolla la tecnología, la situación de los profesionales de la comunicación se torna mas difícil, no solo por su condición laboral sino por el alto grado de impunidad, discriminación, inseguridad y odio que los ha vuelto víctimas del descrédito por las redes sociales, abonado por articulo 335-D emitido por el Estado de Honduras en contrapeso con un “Sistema Nacional de Protección” el desprecio de los corruptos son los espacios que abonan el campo minado frente a un futuro incierto, que lacera con mas fuerza la libertad de expresión.

De sol a sol es el horario de un periodista, su reportero gráfico, su grabadora y lápiz son los compañeros incondicionales de la jornada.

Ellos se encuentran tras la verdad que apoya la libre expresión y de ahí que  la libertad de pensamiento, es inherente a la naturaleza humana, que deriva en la libertad de prensa. De ella dependen los pilares que sustentan el derecho humano de los pueblos sus ideales, libertades y democracia.

Tony Pina, Secretario General del Colegio Dominicano de Periodistas dijo: “La libertad de expresión es la garantía por excelencia de la democracia. Sin ella el mundo sería una dictadura. El periodista latinoamericano vive miserablemente, debido a los niveles deplorables de los salarios. Porque los dueños de los medios de comunicación  no invierten en ellos, prefieren invertir en tecnología y  los vuelve presa fácil del crimen y de la corrupción“.

 

Pina, experto en libertad de expresión agregó: “…que los gobiernos de la región no se preocupan por una verdadera legislación de protección al periodista, de ahí que, incluso, permiten e incentiven la mala práctica del ejercicio ilegal de la profesión”.

Hoy los profesionales de la comunicación no solo enfrentamos el flagelo de la miseria, de organizaciones criminales sino también la intolerancia política, que los deja indefensos  al vejamen policial y a la apatía del sector empresarial, los periodistas hombres  son más proclives a los abusos de la sociedad intolerante, que menosprecia y mal paga su ardua labor y su invaluable conocimiento.

Las periodistas (mujeres) en su mayoría abrazan la crónica rosa, son muy pocas las que ejercen el periodismo crítico y de investigación, muchas porque además de ser madres también están solas.

En relación con las mujeres que ocupan puestos directivos. Frente a 4,6% son hombres, sólo hay 0,7 mujeres. Éstas son algunas de las principales conclusiones del estudio de la profesión periodística, realizado conjuntamente por la Asociación de la Prensa de Cádiz, los sindicatos CC OO y UGT.

La expropiación de medios de comunicación  dejaron indefensas decenas de familias de comunicadores sin la oportunidad de ganar el sustento para sus familias. Para la Fiscalía que protege los menores, estos no cuentan como víctimas, vulnerado sus derechos, estigmatizando un apostolado de sus padres que marca su infancia  con un calificativo de delincuencia, corrupción y terrorismo.

Por su parte la impotencia que experimentan los comunicadores es visible en sus rostros,  se acepta con la mirada al suelo, con auto censura que denota más que conformidad -miedo.

Más de 70 periodistas, comunicadores y dueños de medios  han sido asesinados, el 98% sigue siendo la cifra de impunidad , sin  seguro de asistencia social que ayude a las familia a terminar de educar a los menores sin protección estatal.

Día a día sufrimos un aumento de violencia contra la libertad de expresión y prensa, lo más lamentable es adaptarse al sistema, lo esencial parece ser sobrevivir a como de lugar.

“Los Estados tienen la obligación de redoblar su esfuerzo de protección a la prensa, el periodismo es criticidad, el periodista es quien se involucra en la defensa de los derechos de quienes son abusados por eso alabar a  un funcionario no es un ejercicio periodístico”

Debemos recuperar la dignidad perdida, fortaleciendo la unidad de clases, impulsando la colegiación obligatoria con miras a mejorar las condiciones laborales de cada uno y promoviendo una cultura identificada siempre con las causas nobles y justas.

Freedom House, emitió un informe que señala al Ecuador,  Honduras, Venezuela y Cuba, México, como los países donde hay más dificultades para ejercer el periodismo. El blanco han sido siempre los periodistas críticos contra el Gobierno y medios de comprobada independencia.  “Esto porque los medios de comunicación  deben revelar lo que los grupos de poder quieren ocultar”. “No olvidemos que el  Periodismo es dignidad”.-Tony Pina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *