Por: Itsmania Platero

VOY A COMENZAR CON ESA FRASE DE ROGER WOLFE…

Cuando se refirió al periodismo que ha dejado de ser valorado como soporte fundamental para el funcionamiento de la democracia a ser considerado socialmente como responsable del envilecimiento y la trivialización que hoy define y caracteriza la comunicación de masas hibridada con el espectáculo televisivo.»

Lastimosamente hoy toca estar rodeado de seres viles y asquerosos, pero» lávate las manos» y no te contamines.

Son heroicos los que mueren cotidianamente de miedo, víctimas del desbastador silencio y de la agonía de no saber la verdad. No es fácil luchar contra un enemigo invisible oculto en cualquier lugar en cualquier cosa y lo más triste oculto entre lo que más amas.

Enfrentarse a ciegas a ese enemigo en tiempo de corrupción desmedida y donde crece la impunidad, donde han proliferado los crímenes transaccionales virtuales, la venta de personas deja ganancias lucrativas cada hora, los crímenes en prisiones los antivalores, frente a un escenario político de congresistas muy marcado por la corrupción que además por detrás ponen el puñal a quien le da de comer y al que lo hace grande.

Traicionaron al pueblo y a los periodistas. Es una labor Titanica, ante amenazas de muertes, crímenes en total impunidad, y un escenario vacío de justicia.

Uno por uno saca de la mano su carta traicionera para aprobar la censura del trabajador mal pagado su micrófono, la pluma y la cámara que no logra ni el salario mínimo. Ninguno estaba preparado para enfrentar el duro golpe de la censura y el descalabro economíco que amenaza con el cierre de medios, tampoco para enfrentar la discriminación y el desprecio mientras otros se aprovechan del dolor de ageno. .

No contaban con el trancaso del despliegue virtual, el quinto poder que se confabula con centena de violaciones como si fuera el ocaso del periodismo.

Cubrir una pandemia en zonas de contagió, sin comida, sin dinero, sin conocimiento, las 24 horas con unas pocas de sueño es una acción heroica, que sólo el amor por la familia puede inspirar ese sentir.

Propensos a ser encarcelados por decir la verdad, muchos bajo amenazas, no es tarea fácil, es una acción Titanica como cantar y bailar mientras se hunde el barco para tapar la mentira.

Son tiempos duros para todos, para el periodismo en especial. Volvimos a la escuela y la tarea es aprender a estar preparados para los malos tiempos.

También debemos decir la verdad:, porque en este capítulo el periodista se convierte en protagonistas de una novela que no sabemos el final.

¿Cuántos contagiados?, ¿cuántos recuperados? En fin. nadie, tiene la verdad este es el momento para recuperar el buen periodista, pero no hay tiempo y no hay recursos para hacerlo. Se trabaja y al mismo tiempo que se lucha solo por ganar la oportunidad de seguir vivos.

La falsa percepción de la verdad, la propagación de rumores, parecen ser lo favorito de todos, sin embargo el pueblo desea ayuda, el periodista en gobiernos minados por la corrupción y las injusticia se convierte en la única puerta para el pueblo de sacar a luz la verdad y desahogar un poco su dolor. El resto es basura digital.

Repartir arroz no lo hace un héroe. Los verdaderos héroes serán los muertos sin sepultura digna, los pobres de siempre, los que trabajan con las uñas con sueños robados por el miedo y la envidia bajo nuevos modelos de mortificación y amenazas, bajo el riesgo de muerte. Hoy los periodistas están en las calles jugándose la vida como en una ruleta rusa . Al final solo harán su trabajo, en condiciones muy complejas, quizá nunca pensadas.

Por eso el periodismo hoy es una actividad heroica.

El poder para moldear el futuro de una República estará en manos del periodismo de las generaciones futuras.” JOSEPH PULITZER

Comparte y síguenos: