Sin categoría

Los hijos de la pandemia.

Posted on in Sin categoría

Por: Itsmania Platero

«Aquel que quiere permanentemente ‘llegar más alto’ tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo”. Milan Kundera

Aún hay una cicatriz de hace 22 años de los desastres del huracán Mitch, la historia se repetirá de nuevo, con una población de jóvenes más golpeados que antes, en orfandad, privados de los derechos esenciales de todo ser humano, fue en aquella época desolada de una juventud abandonada, donde creció la delincuencia común y con ellos también los aprovechadores, siempre ligados a estructuras de poder del Estado.

Los servicios de seguridad del norte se centraron en políticas represivas contra el combate de organizaciones criminales, sin ningún resultado, ignorando las estrategias de prevención, evitar la oferta y la demanda en el consumo y enrolamiento en el mundo de las drogas, minado por la violencia institucionalizada.

Estamos claros que debemos hacer algo rápido, sino crecerá la futura delincuencia, forzada por la indiferencia, injusticia, discriminación, histórica que ha sufrido el pueblo hondureño, de parte de los que gobiernan, benefiando a los empresarios voraces que aumentan con la inestabilidad social.

Somos testigos que ninguna política nacional o internacional ha tenido resultados de beneficio para el pueblo, lo poquito que se había logrado en dos décadas desaparecio de repente y con ello el respeto a los derechos humanos serán un sueño más lejano.

La ambición desmedida a logrado alcanzar niveles muy altos, los gobernantes no les importa desobedecer la normativa humanitaria y los organismos internacionales parece que no se dan cuenta y no les importa.

No es necesaria una declaración internacional ajena a nuestra realidad social. El triunfo de los derechos humanos parte de la conciencia de quienes gobiernan. Los derechos humanos han sido el resultado victorioso de los pueblos después de las tragedias.

“Las preguntas verdaderamente serias son aquellas que pueden ser formuladas hasta por un niño”. Milan Kundera

¿Porque esperar el dolor ajeno para darle a cada quien lo que le pertenece sin excepción alguna? Sabemos que el dolor siempre vendrá pero podemos mitigarlo preparandonos con sinceridad sin presiones externas. Podemos tener nuestra carta nacional de derechos humanos y enorgullecernos de ser un ejemplo para el mundo, ese es el mejor legado que todo un país dejará al mundo entero.

La mayoría de tratados internacionales en materia de derechos humanos han tenido su origen en las grandes guerras mundiales, en los dolores que causa la injusticia, la desigualdad a favor de unos pocos.

La falta de una investigación «diligente, eficaz y científica» provoca la impunidad en los crímenes negando a las víctimas su derecho de conocer la verdad.

La impunidad, según el comisionado de los Derechos Humanos, debe ser abordada desde el punto de vista de «hacer investigaciones más profundas y tener la capacidad de movilizar a la sociedad para adquirir una cultura de denuncia». Pero esto no es cierto.

“El desacuerdo con la mierda es metafísico. -Milan Kundera.

Comparte y síguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *