Por: Itsmania Platero

Tengamos fe en que la razón es poderosa; y con esa fe, avancemos hasta el fin, haciendo la parte que nos toca, persiguiendo siempre la verdad… Abrahan Lincoln.

Ante Las políticas de seguridad y defensa para frenar la migración forzada de centenas de Centroamericanos estos deben saber, que les depara sufrimiento, dolor y muerte, como mínimo el desprecio. Muchos migrantes que viajaron quedaron dispersos en el territorio mexicano, unos ubicados en albergues, otros en casos de amigos, y los que tienen menos suerte en manos de delincuentes, según testigos muchos quedaron presos, otros muertos.

Los familiares no están enterados que decenas de hondureños privados de libertad en cárceles de México, quizás sin acceso a una llamada y los dan como desaparecidos.

Otra parte se suma a los que han perdido la vida y que hoy vemos sus cuerpos entre centenas de cadáveres esperando un turno que quizás nunca llegue para ser repatriados.

Los albergues están al 200 por ciento de su capacidad y muchos al cuidado de sacerdotes, pastores y organizaciones de derechos humanos. Otros albergues reportados por pésimas condiciones que simulan las cárceles un descenso inimaginable a los infiernos del horror y el desprecio, donde lentamente muere la dignidad.

Aún hay Grupos extremistas racistas que secuestran a los migrantes y no se da cuenta de su paradero. Entre Tekum de Guatemala y Chiapas el peligro para los niños es grande porque los traficantes y abusadores están prestos a tomar a su presa. Aunque Guatemala afirma ser el tercer seguro, centenas de niños as son comprados como escudos, víctimas de prostitución y esclavitud forzada, son «escudos de reciclaje» para cruzar la frontera, su precio redunda desde los 500 dólares hasta 2,000 $EEUU .

Conseguir una visa humanitaria dependerá de cumplir con los requisitos del ‘camino de migrante controlado y seguro’, esto significa tener en regla todos los documentos de amparo que lo puedan señalar como un posible candidato a obtener una visa humanitaria, pero este proceso no es seguro.

Centenas de migrantes, de diversas nacionalidades hacen de Tapachula el rincón pintoresco que retrata la pobreza de América latina. Como si fuera un mercado de personas los cubanos tienen mayor precio, los asiáticos y árabes se suman en las listas de mendicidad e imposibles de cruzar a los Estados Unidos de Norte América.

Alguien dijo que «América era una idea», aquí se concreta ese pensamiento, un resumen de sueños enredados entre pesadillas que convergen al rededor del blanco kiosco y frente a ellos el palacio municipal de Tapachula, que todos los días los recibe con las notas musicales de una alegre marimba que por ratos te suelta una alegre carcajada y te hace olvidar la historia.

«El muro no es el de la frontera, es la guardia nacional de México que custodia las fronteras y que hace imposible el paso de los migrantes», afirma José Luis Reyes Farias, que recibe a los expatriados con una abierta sonrisa, su barba blanca y sus ojos que llenan de fe y amor, representa a centena de mexicanos que aún se muestran compasivos, solidarios con los foráneos.

En el año 2018 un camión desapareció con 100 personas hondureñas sin dejar rastro. Aún se desconoce si es cierta o no la denuncia de 900 niños abandonados en Nayarit.

«Es una táctica común según Leutert, analista de secuestros de migrantes en otros años”

En el 2016 en Acapulco fueron encontrados Niños muertos sin órganos en un camión en la carretera de Guerrero, el hallasgo lo hizo un operativo militar que de inmediato avisaron para transportar los cuerpos de los pequeños hondureños.

«Auque las autoridades estatales dicen tener que agotar un proceso para dar respuesta a las solicitudes de Repatriación y recuperación en caso de raptos o secuestros, toda regla tiene una excepción, pero se debe agilizar el proceso para resolver de manera expedita, problemas que crecen por falta de interés» expresó una víctima.

Hoy los flujos en caravanas que despertaron el sensacionalismo han cesado ahora son inusuales, pero han crecido 5 veces en un año “por eso las instituciones de México necesitan ayuda para crear políticas regionales con una visión de responsabilidad compartida’’ dijo José Luis Reyes Farias

Mientras tanto un grupo de unos 200 migrantes esperan su turno para ser ubicados en un centro de detención migratorio en Veracruz, México.

Ante estos acontecimientos no podemos olvidar el año 2010, una masacre ocurrida en Tamaulipas donde 30 hondureños fueron asesinados brutalmente. Estos casos que son parte de la historia reviven día a día en el corazón de los familiares que aún esperan su retorno, quizás un lugar donde poner flores.

«El deber más santo de los que sobreviven es honrar la memoria de los desaparecidos» . Alfonso Reyes Ochoa