Por: Itsmania Platero

Es muy difícil hablar sobre los muertos en los centros de privación de libertad; en este caso son 6 mujeres brutalmente asesinadas en un centro carcelario en plena emergencia impuesta por el instituto nacional penitenciario INP/FUSINA por el coronavirus la pandemia que estamos sufriendo.

No es la primera vez que se da un Motin en PNFAS, ya en años anteriores 20 mujeres salieron heridas por gracia de Dios no murieron y siguen vivas. Estos hechos fueron documentados por el Conapred, el centro de prevención de la tortura CPTRT que dan fe de lo que digo, incluso se pidió su traslado inmediato a otros centros carcelarios porque su vida corre peligro y se violenta su derecho a estar cerca de sus hijos, es por eso que ahí en PNFAS hay 66 niños.

Las autoridades del INP hicieron caso omiso sabiendo que cometían el delito de deternerlas en ese centro carcelario.

No se puede justificar que en esta ocasión se hayan cometido crímenes abominable, igual que en otros centros de privación de libertad como Ilama y Moroceli.

La comisión de transición que preside Fusina, está en la obligación de dar un informe verosímil, creíble, sobre los hechos que acontecieron, como? y porqué ? se dió este incendio.

El informe que emitió la autoridad del PNFAS firmado por la sub directora tiene algunas inconsistencias, cosas que no son coherentes. Una de ellas es que estos actos se consuman estando presentes una serie de elementos de la autoridad, del ejército, de la policía militar, de la escuelita, agentes de la misma policía penitencia, que constataron que todos los portones de las privadas de libertad estaban sin candados. Ellos tuvieron el momento oportuno para evitar un crimen, mientras los bomberos apagaban el fuego.

No creo yo que todas estas autoridades estuvieron colaborando con el cuerpo de bomberos, mientras en el gimnasio y la sala cuna se cometían los crímenes. Eso significa que estaban completamente desprotegidos los niños, no había cuidados para ellos, ni dice el informe donde estaban las custodias que guardan estos recintos, sabiendo que habían mujeres en aislamiento en el gimnasio, para mi esta es una acción que la comisión de Fusina /INP debe explicar de una forma creíble de como se han dado estos hechos frente a tantos elementos de la autoridad y donde sólo señalan a una mujer de haber provocado el incendio, el amotinamiento y demás hechos que se han suscitando en ese presidio además una mujer que ya había solicitado su traslado para otro centro carcelario.

Es muy grave porque si esto persiste y siguen los abusos de autoridad y violaciones a los derechos humanos, no sólo se procederá a las demandas como ya lo están haciendo organismos de derechos humanos en Honduras y también organismos internacionales que están pendientes del proceso carcelario mirando los y las privados de libertad, porque estamos viviendo una época de emergencia no solo nacional, es mundial.

Estas acciones y violaciones recurrentes pueden llevar también a Honduras a la suspensión de ayudas internacionales porque estás no están siendo utilizadas para evitar que el delito se cometa en estas cárceles.

Tampoco ese dinero está sirviendo para la prevención de los ilícitos y la rehabilitación de las personas privadas de libertad.

Es muy claro que no hay medidas de bioseguridad, no se habla de ninguna medida sanitaria de todas las personas que participan en el proceso durante ese motín, esperemos que no haya contagio de Coronavirus.

Aun estamos esperando los informes de ilama y Morocelí y el excarcelamiento de los enfermos por parte de la Corte Suprema de Justicia y de la comisión de transición de Fusina, que fue elegida por 6 meses y aún no hemos visto mejoras sustanciales sino pasos de cangrejo.

«La conciencia aunque sea sucia es un juez que martilla constantemente y te roba la tranquilidad» … Itsmania Platero

Comparte y síguenos: