Itsmania Platero

«El camino de la misericordia,  es el camino de la vida».

El aumento a la canasta básica es uno de los factores que no es tema importante para las organizaciones del Estado de Honduras y de organismos humanitarios garantes de vigilar el respeto a los derechos humanos de los y las privados de libertad, pero esta inflación que experimenta el Pueblo hondureno tiene un impacto enorme en la población recluida, pues para el estado alimentar  a un privado de libertad al «día cuesta de 7 a 16 lempiras » es decir un poquito menos de 1 $ USA. 

Un promedio de 1200 policías penitenciarios de Honduras apoyados por miembros del ejercito  resguardan 30 centros de reclusión en Honduras. Datos estadísticos del Instituto Nacional penitenciaro revelan que a  nivel nacional los Centros albergan un total de 18 mil 196 internos, de los que 16,639 son hombres, 887 mujeres. De estos 8,606 internos  son varones y 618 mujeres en condición jurídica de Procesados, el sistema de justicia de Honduras es tan injusto que quizas unos 8 mil saldran inocentes en  libertad, sin que nadie les remunere los dias perdidos en los centros de reclusion , ni el estado les devolvera su carta de libertad limpia  para incorporarse a la  sociedad.

La población penitenciaria más numerosa se encuentra en el Centro Penal “Marco Aurelio Soto”, ubicado en el Valle de  Támara, Francisco Morazán, con 2,430 Condenados y 2,455 Procesados para un total de 4,885.l. El  Centro Penal de San Pedro Sula, Cortés, con 2,967 .

La Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), traslado al menos 5,262 privados de libertad a distintos reclusorios, con el fin de bajar la sobre poblacion de los centros y desalojar el viejo penal de San Pedro Sula que se encontraba en el centro de la ciudad.
 Más de 2,500 se encuentran en las cárceles de máxima seguridad “Pozo I y II.

El Papa Bergoglio, dijo que la madre Iglesia nos enseña a estar cerca de los que están en la cárcel. ‘dirán algunos ! es peligroso, son mala gente! Escuchadme bien:» cada uno de nosotros podría hacer alguna vez lo mismo que hizo ese hombre o esa mujer que está en la cárcel. Todos podemos pecar y equivocarnos en la vida. No son peores que tu o que yo».

«Es dificil para los privados de libertad adaptarse a nuevos centros carcelarios despues de venir de centros abiertos y convivir con sus familias casi todos los dias de la samana, muchos de sus hijos crecieron  junto a ellos tras las rejas, la soledad que ahora experimenta es lo mas doloroso»…explico un agente penitenciaro 

En Honduras la carga penitenciaria a obligado a poner el resguardo de 20 reclusos por un policía lo que esta bajo los estándares internacionales,  el reguardo debe ser de 1 policía por 4 reclusos. 

Auque no hay programas de. Rehabilitacion » confiamos en La misericordia divina » que da la Fortaleza de regenerar a una persona y permitir que se reintegre como un hombre nuevo a la sociedad.  Los hijos de muchos de ellos hoy se encuentran en orfandad sin la existencia de programas Estatales que los acojan y les aseguren la oportunidad de estudiar. Algunos de ellos tenian empresas autosostenibles y  artesanales ,  que permitian un pequeno ingreso al nucleo familiar.

«La madre Iglesia nos enseña a estar cerca de los que están abandonados y mueren solos. La  misericordia da la paz a quien se va y a quien se queda, haciéndonos sentir que Dios es más grande que la muerte».

Los recientes  cambios estructurales en El sistema penitenciario no han podido superar algunas crisis por lo que estos centros arrastran en su totalidad , carencia de  colchones , medicamentos, especialmente  antidepresivos y ansioliticos que les permitan superar las crisis.

La iglesia »nos enseña a dar de comer y de beber a quien tiene hambre y sed, a vestir al que está desnudo…

 La sagrada la regla de la hospitalidad es :» que no falta nunca un plato o una cama para el que lo necesita».