Por: Itsmania Platero

Juan José Reyes Funcionario de COPECO desmiente al Estado de Honduras sobre casos de coronavirus.

Siendo las 3 p.m y en una conversación de 17 minutos trasladé al funcionario de COPECO Juan José Reyes, la angustia que viven varios sectores de la población relacionada con la alerta roja y la falta de alimentos.

Le informé que hay 3 puntos de la población altamente vulnerables, entre ellos el sector de salud del Hospital San Felipe y del Tórax, este centro atiende a enfermos de coronavirus, cáncer, enfermedades cardíacas, pulmonares, renales y diabetes, entre otras.

Le expresé que ocupa urgente equipo tan sencillo como el gel y mascarillas.

Lleno de soberbia y prepotencia, su respuesta fue, «le voy a dar el listado de lo que se ocupa para que usted lo compre».

Le hice extensiva la preocupación de las personas de tercera edad y el argumento que se dará 800 raciones a zonas con coronavirus solamente.

Además dijo que si hay saqueos el ejército y la policía están listos para controlar eso.

Qué si yo quiero hablar por algún sector especíal que me dirija a la alcaldía que ellos son los encargados no COPECO.

Aseguró que «Nicaragua no tiene ningún caso de coronavirus y que Honduras no está en situaciones peores», que Honduras son mínimos los problemas que presenta. «Sino dijo mire las noticias».

Además que el ya tiene un representante en COPECO de derechos humanos que les asiste.

Le recordé que Honduras a sido señalado desde el 2018 como los niveles más altos de pobreza por la población migratoria.

El dijo: eso ya no es tema…

Yo creo Señor Presidente de Honduras, que no se puede tener personal inhumano e indiferente en puestos donde se juega la vida y la dignidad de los hondureños.

Me expresó que con gusto puede atenderme orientandome con quien hablar, pues esa es su función.

Señor Presidente no dudo de su buena voluntad porque usted también tiene madre y estoy segura que la cuida como a sus ojos. Le alerto de las atenciones que da su personal de emergencia de SINAGER, COPECO porque la comida que ellos consumen, sus placeres, derroches y el trabajo que realizan es bien remunerado con dinero del pueblo, además con lágrimas.

Pero 8 millones de dólares a los países del SICA, además la Ley Especial de Aceleración Económica y Protección Social Frente a los Efectos del Coronavirus, mediante la cual se destinarán $ 420 millones (el equivalente 10,353 millones de lempiras) para la construcción de 95 centros hospitalarios, abastecimiento de medicamentos y contratación de personal del área de la salud.

Aquí no se trata de quien es rico o pobre, de una iglesia o de otra de un partido o de otro. Este es el momento donde la soberbia y la prepotencia ya no son los pilares que sostienen la vida, aplastando al más débil. Estamos en el mismo barco, usted con una posición privilegiada y con la potestad de sabiduría.

Comparte y síguenos: